Ilustración: Diego Oyarzún

Primer lugar

Primera Plana

Li Chang Fu se cortó un dedo al pelar papas en la oxidada cocina del barco. Mientras se vendaba con una gasa improvisada, ideó cómo fugarse de la prisión flotante sin tener que sumergirse en las aguas del estrecho. La noche del sábado construyó una balsa con cueros viejos que encontró en una bodega y desde el calamarero trató de llegar a orillas de Punta Arenas. Hoy El Pingüino y El Magallanes publican que el fugitivo fue encontrado flotando cerca del Fuerte Bulnes. Ambos diarios están a bordo del calamarero advirtiendo al resto de los condenados que Chang es libre.

Juan Figueroa Guíñez, 39 años, Punta Arenas.

Ilustración: Alejandro Délano-Águila.

Talento Joven

Cajetilla

Se sacó el cigarro de la boca. Estaba en Errázuriz. Puta qué hacía frío, pero qué bueno estuvo el quilombo en el night club. Eran casi las seis. Buscó sencillo en su bolsillo, pero encontró puchos, así que prendió uno y se puso a fumar y a caminar. Total, tenía que llegar hasta el puerto y estaba helado. Se sentía bien, cada vez más lúcido. Encontró un Santa Helena tirado en la calle y ni la pensó. Cuando llegó a Bories botó la caja casi vacía y prendió otro cigarro, pero esta vez deseó estar bañado en bencina.

José Peña Suárez, 18 años, Punta Arenas.

Ilustración: Alejandro Délano-Águila.

Mención Honrosa

Provisiones

La gente no se explicaba cómo don Efraín mantenía el negocio entre tanto desastre. En las puertas de cada comercio las filas eran de varias cuadras de largo, pero en los raros días en que él abría el almacén había de todo para todos. Mi abuelo decía que tenía un trato con los milicos. Mi abuela, con el Caleuche. Cuando don Efraín desapareció, mi abuelo lo acusó de comunista. Mi abuela, de brujo. Por su bien, espero que el pobre haya sido brujo.

Rodrigo Castro Villarroel, 43 años, Punta Arenas.

Ilustración: Juan Tapia.

Mención Honrosa

Cuestión del perspectivas

Magallanes, dicen, es la puerta de entrada a la Terra Incognita, donde convergen todos los caminos, adonde todos los viajeros quieren llegar. Donde mana la vida, donde se esconde el oro, la fuente de la eterna juventud, Trapalanda, la Tierra Prometida. Afortunado, dicen, es cualquiera que viva en esta tierra. Por su parte, Gabriel tiene 14 años. Vive con su mamá en una población con vista a una pampa tapizada con bolsas de nylon. Nunca ha ido a Torres del Paine. No le gusta ir al colegio. Sueña con vivir en Santiago, ser futbolista y salir en la tele.

Pablo Cifuentes Vladilo, 38 años, Punta Arenas.

Ilustración: Rubén Sillard.

Mención Honrosa

De la Antártica a calle Balmaceda

Mi amigo gringo trabaja en la Antártica haciendo ciencia para los Estados Unidos. Cuando paran en Punta Arenas, tanto marineros como científicos se toman unos schops regionales y luego se encaminan a casas de remolienda a invertir sus dólares. Ahí, las amistosas chicas les ponen nombres chilenos, y así es como mi buen amigo John pasa a ser de noche Juanito y yo, bueno, el intérprete que bebe gratis.

Marcelo Bravo Espinoza, 38 años, Punta Arenas.